Estos ollaos y arandelas son seguramente de los más antiguos de Mabel. En la actualidad su consumo es muy bajo ya que tienen un coste elevado. Al ser de latón no oxidan y las arandelas con pinchos hacen que se clave en los tejidos y no podamos mover de ninguna manera el ollao.

En el año 2016 adquirimos una máquina 100% automática que nos facilita la producción de estos ollaos y arandelas.